Diferencia entre la sabiduría de la mente y la del corazón

Casi todo el mundo en algún momento de su vida se ha hecho esta pregunta:

¿De dónde viene la sabiduría?

Según explican los grandes maestros eremitas de Oriente, la sabiduría es ver las cosas como son.

La sabiduría es conectar con lo que es más allá de los velos de la mente.

¿Cuales son los velos de la mente?

  • El velo imaginario
  • El velo de la memoria
  • El velo de las proyecciones
  • El velo de las espectativas

Todos esos velos hacen que nuestra mente no vea las cosas como son. Estos velos hacen que nuestra mente esté constantemente distorsionando la realidad, por tanto, no podemos proceder de forma savia.

Buda en una de las mejores frases que se recuerdan sobre sabiduría dijo:

Ven y conecta

Buda quiso decir con estas dos palabras: conecta con la realidad instantánea. Estar aquí y ahora.

Para remontar el vuelo del auto desarrollo tenemos que tener en perfectas condiciones estas dos cosas:

  1. La sabiduría de la mente
  2. La sabiduría del corazón

Esto significa que debemos trabajar por un lado nuestra mente. Desarrollarla.

Y por otro lado, debemos abrir nuestro corazón y estar en apertura amorosa.

La sabiduría no es conocimiento. Ya que el conocimiento en sí se parece más a dar/tomar información o datos.

El conocimiento no nos transforma como seres humanos.

La verdadera sabiduría es intransferible . Una persona no puede dar su sabiduría a otros.

La sabiduría de la mente

Aquí juega un papel muy importante la «atención plena».

La sabiduría del corazón

Aquí juega un papel muy importante «la compasión».

Buda en un momento de su vida dijo a uno de sus discípulos:

Mente clara, corazón tierno.

Cómo debemos trabajar para alcanzar la sabiduría

Uno de los primeros pasos es comenzar a trabajar para eliminar esos velos de la mente mencionados.

Comenzar a ver las cosas como son, con entendimiento correcto y a partir de ahí desarrollar la compasión.

Dentro de nuestra vida, conforme avanzamos en el camino de obtener una mente clara, más nos acercaremos a esa increible flor que es «el amor» y la compasión.

Los antiguos sabios de Oriente nos dejaron un hermoso poema:

Más importante que la luna es la luz del Sol. Más importante que la luz del Sol es la luz de la mente. Más importante que la luz de la mente es la luz del corazón.

¿Qué es más esencial la inteligencia o la compasión?

La inteligencia es primordial porque de ella nace, la compasión.

Hay diferentes saberes como:

  • El saber cotidiano
  • El saber intelectual
  • El saber doméstico
  • El saber emocional

Sin embargo, existe un saber más poderoso que es ver las cosas como son para saber proceder en consecuencia.

La sabiduría de la mente es esencial, porque la mente te da atención, lucidez, discernimiento y ecuanimidad, y a través de todo ello, la acción diestra.

Dentro de la mente encontraremos también: el ego falsario

El ego falsario es el fantasma que se alimenta fácilmente y que no deja desarrollarnos como seres humanos enturbiando la sabiduría.

Según un dicho oriental,

Si el ego te domina, estás perdido. Si tú dominas tu ego, se abre una vía de libertad e independencia.

El ego es el gran ladrón de la mente y de la sabiduría. Hay que aprender a reorganizar nuestra mente con la meditación, por ejemplo.

A través de este método se va reduciendo el ego interior.

El pensamiento bien dirigido es una excelente herramienta, pero el pensamiento que crea egocentrismo es una niebla para nuestra mente que impide lograr sabiduría.

Si aprendemos a ver los pensamientos positivos, a no apropiarnos de los pensamientos negativos, a meditar para alcanzar la luz que hay detrás de la mente, entonces la mente nos ayudará a nosotros.

Hay que liberar la mente de frustraciones, de conflictos, de torturadores psíquicos, de agujeros psicológicos, de cualquier tipo de condicionamientos que impiden que alcancemos una claridad mental plena.

Podemos trabajar en este sentido la mente para que nos devuelva toda su sabiduría.

La mente clara es cordura y equilibrio.

La sabiduría del corazón es infinitamente más importante que la sabiduría de la mente.

Existen técnicas para la apertura del corazón que deben combinarse con las técnicas de la apertura de la mente.

Compártelo: