Smartphones, Tablets, ordenadores portátiles, videojuegos. 

La era de la tecnología está sobre nosotros. Si bien la tecnología innovadora es beneficiosa para los avances médicos, la mejora de la seguridad y otras funciones cruciales, ¿qué coste pagamos por estas innovaciones?

El auge de la tecnología también significa un mayor acceso a varios programas que se pueden descargar y acceder en cualquier momento. 

Estas «aplicaciones» están dirigidas a personas de cualquier edad con algún interés a diferentes precios.

1. Aplicaciones de redes sociales y sus capacidades


Algunas de las aplicaciones más comunes disponibles son las plataformas de redes sociales. 

Las aplicaciones como Facebook, Instagram, Twitter, Youtube y más permiten a las personas publicar, comentar, dar me gusta y compartir publicaciones con nuestros amigos. 

Las estadísticas muestran que los adolescentes, específicamente entre los 116 y los 21 años, son el grupo de usuarios de redes sociales más grande.

2. Efectos adversos de las redes sociales en los adolescentes


Dado que las aplicaciones de redes sociales son un desarrollo reciente, no se han realizado muchos estudios que brinden información útil sobre sus efectos en la salud mental de los adolescentes. 

Sin embargo, los estudios que se han realizado hasta ahora muestran una tendencia desagradable.

Los estudios muestran que las redes sociales tienen un impacto negativo en la autoestima y la satisfacción con la vida

Las redes sociales también se han relacionado con problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y sentimientos de suicidio.

También el sueño es un problema que viene ligado a la salud mental. Dormir menos horas debido a estar jugando o «chateando hasta el último momento» antes de ir a dormir, es un causante de tener una mala calidad del sueño.

Un estudio de 2017 de la Royal Society of Public Health de Reino Unido, con 1.500 jóvenes de 11 a 25 años, concluyó que Snapchat e Instagram eran las redes sociales que con mayor probabilidad inspiraban sentimientos de ansiedad y de no tener el cuerpo adecuado.

3. La necesidad de redes sociales en la adolescencia

Un estudio también ha demostrado que las chicas expresaban un deseo para cambiar su apariencia como la cara, el pelo y/o la piel después de pasar tiempo en Instagram.


Se ha demostrado que las redes sociales afectan los «centros de recompensa» que son extremadamente activos en el cerebro adolescente durante este período de desarrollo. 

El número de «me gusta» en una foto corresponde directamente al sentimiento de autoestima e imagen corporal de un adolescente. Además, ver más «me gusta» en una foto se correlaciona con la autoestima.

Los aumentos en la cantidad de tiempo que pasan en las redes sociales han mostrado una reducción en los comportamientos riesgosos. 

Sin embargo, ese mismo tiempo pasado en las redes sociales ha mostrado un aumento en los síntomas de salud mental. El tiempo excesivo dedicado a las redes sociales se ha relacionado directamente con la depresión y la ansiedad, así como con la infelicidad general.

4. La aparición del acoso cibernético

En cuanto a las solicitudes de amistad a desconocidos en la web , el estudio mostró que esta conducta de riesgo mantiene la tendencia a la baja respecto al análisis anterior, que arrojaron el 50% de los niños chateaba o se comunicaba vía correo electrónico con desconocidos.

Esta encuesta declaró que el 96% de los jóvenes entrevistados recibió solicitudes de amistad de desconocidos con amigos en común y que el 63% las aceptó. Mientras un 74% recibió solicitudes de desconocidos sin amigos en común, el 22% las confirmó.

Al contrario, un 53% envió una solicitud de amistad a desconocidos con amigos en común y un 15% a completos desconocidos.

Los adolescentes con bajo desarrollo de habilidades sociales tienen mayor probabilidad de presentar una ciberadicción .

A partir de los estudios, se desprende la gran atracción que ejercen en este grupo etario tan vulnerable por sus procesos neuropsicobiológicos y sociales.

El abuso de redes sociales en edad escolar ha sido durante mucho tiempo un problema para los adolescentes, pero la tecnología y las redes sociales han participado activamente en el crecimiento y la intensidad de este acto. 

A menudo conocido como «ciberacoso«, las redes sociales hacen que sea más fácil y más conveniente para las personas hacer comentarios desagradables a otros. 

Las aplicaciones como Snapchat eliminan los mensajes después de enviarlos, mientras que la cantidad de «me gusta» contribuye a la autoestima

Decir cosas que no se dirían en persona es una interrupción clave en las redes sociales, porque los usuarios son más libres de decir cosas hirientes que pueden dañar la autoestima de los demás.

5. Problemas de seguridad en Internet que existen

La protección de nuestra juventud se ha hecho aún más difícil con la tecnología ampliamente disponible y las redes sociales. 

Controlar a qué tienen acceso, el nivel de adecuación y bloquear sitios dañinos nunca ha sido tan difícil. 

Si bien existen algunas aplicaciones que dan a los padres el control sobre las aplicaciones de redes sociales, con demasiada frecuencia se crea y dispersa una anulación para estas protecciones.

Se ha visto, además, fallas en los procesos de aprendizaje. En relación al desarrollo de la personalidad, se ha registrado que a mayor gravedad de la personalidad, mayor es el riesgo de adicción.

El Trastorno de Personalidad Borderline aumenta el riesgo de ciberadicción (1).

Mantener a tu hijo seguro con las redes sociales

El abuso de las redes sociales por menores o adolescentes, muestra una asociación con depresión, síndrome de déficit atencional con hiperactividad, insomnio, disminución de horas totales de sueño, disminución del rendimiento académico, repitencia y abandono escolar.

Mantenerse al tanto de las aplicaciones que está utilizando tu hijo, cómo las está utilizando y con quién están hablando son los primeros pasos para garantizar un estado mental de salud para él.

Limitar el acceso que tiene su hijo a las redes sociales y establecer restricciones también es beneficioso, sin embargo, hoy en día tener un control total, es bastante difícil.

Referencias:

(1). El trastorno límite de la personalidad es un trastorno de la salud mental que impacta la forma en que piensas y sientes acerca de ti mismo y de los demás, causando problemas para insertarte normalmente en la vida cotidiana.

Incluye problemas de autoimagen, dificultad para manejar las emociones y el comportamiento, y un patrón de relaciones inestables.

Te puede interesar:

Desde ES Magazine buscamos poner nuestro grano de arena para conseguir un mundo mejor apoyando a organizaciones sin ánimo de lucro con el fin de ir dando pequeños pasos en esta dirección.

Ir arriba
39 Compartir
Twittear
Compartir39
Compartir