3 Formas de reducir el riesgo de cáncer de mama

Testimonio:

En 2017, mi médico encontró algunas manchas sospechosas en mi seno izquierdo. Una biopsia mostró que no era cáncer, pero que tenía un mayor riesgo de tener cáncer de mama en el futuro. El especialista también encontró una “mancha” en mi seno derecho que quería vigilar.

Tengo solo 30 años, así que me llamó mucho la atención esta situación!

Estaba decidida a hacer todo lo posible para reducir ese riesgo de cáncer para el futuro. Si bien ningún patrón de alimentación brinda una protección del 100 por 100 contra el cáncer, me ha gustado la investigación que muestra que las dietas veganas pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Así que comencé con la dieta vegana y también ha realizar ejercicio a diario. Y parecía que todo iba bien durante algunos meses…

Pero entonces algo cambió. Es una larga historia donde a raiz de una relación maltrecha, he dejado de hacer ejercicio y también he vuelto a comer carne, entre otras cosas.

Y esa “mancha” que el especialista había estado siguiendo, y que se había mantenido estable cuando llevaba una dieta vegana, duplica el tamaño en solo cuatro meses.

No hace falta decir que volví a la dieta vegana.

Y aunque la biopsia es inevitable, sigo pensando que opciones tenemos para intentar ayudar a reducir el problema de la enfermedad.

Si bien la investigación aún se está desarrollando en el campo de la dieta y la prevención de enfermedades, estoy segura de lo siguiente:

usar una cinta rosa para crear conciencia sobre el cáncer de mama es bueno, pero hacer lo que podamos para reducir nuestro riesgo de contraer la enfermedad es aún mejor.

Carne y cáncer de mama

El consumo de alimentos altos en grasa como la carne, los productos lácteos, los alimentos fritos e incluso los aceites vegetales hacen que el cuerpo de una mujer produzca más estrógenos, que estimulan el crecimiento de células cancerosas en los senos y otros órganos que son sensibles a las hormonas sexuales femeninas.

Esto sugiere que, al evitar los alimentos grasos a lo largo de la vida, el riesgo de cáncer relacionado con las hormonas disminuye.

Un estudio de 2003, publicado en el Diario del Instituto Nacional del Cáncer, encontró que cuando las niñas de entre ocho y diez años redujeron la cantidad de grasa en su dieta, incluso muy levemente, sus niveles de estrógeno se mantuvieron en un nivel más bajo y más seguro durante las siguientes años.

Al aumentar las verduras, frutas, granos y frijoles, y al reducir los alimentos derivados de animales, la cantidad de estradiol (un estrógeno principal) en su sangre disminuyó en un 30 por ciento, en comparación con un grupo de niñas que no cambiaron sus dietas. (1)

3 Formas de reducir el riesgo de cáncer de mama

 #1. Alimentos altos en betacaroteno

El betacaroteno, un tipo de carotenoide y antioxidante que combate el cáncer, es un pigmento colorido que se encuentra en las frutas y verduras de color naranja y rojo.

El Instituto de Medicina recomienda que las mujeres consuman de 3 a 6 miligramos de betacaroteno cada día.

El betacaroteno inhibe la oxidación y protege al cuerpo de los radicales libres, que pueden dañar las células y provocar cáncer y otras enfermedades crónicas.

Alimentos ricos en betacarotenos

  • Zanahorias, es el principal alimento donde podemos encontrarlo, se puede comer tanto cocida como cruda.
  • Pimientos.
  • Boniato o batata dulce.
  • Calabaza.
  • Verduras y hortalizas, especialmente las de color verde oscuro como, las espinacas, dientes de león, acelgas o brócoli.
  • Frutas: los plátanos, las manzanas, las ciruelas, las naranjas, los mangos, los melocotones, las nectarinas, la papaya, los melones o los albaricoques.
  • Fruta seca como, las pasas.

#2. Comer vegetales crucíferos 

Los vegetales crucíferos pertenecen a la familia de la col , llamados así por sus hermosas flores en forma de cruz.

Aquí te damos una lista de 8 alimentos crucíferos :

  • Rúcula
  • Baby bok choy (col china)
  • coles de Bruselas
  • Coliflor
  • Coles verdes
  • Repollo verde (barato y fenomenal en curry)
  • col rizada
  • Rábanos

Estos productos naturales están llenos de fitoquímicos llamados isotiocianatos (ITC) que pueden reducir el riesgo de cáncer de mama.

#3. Bajar / eliminar productos cárnicos

La tercera recomendación es probar a bajar la cantidad de productos cárnicos a la semana. Una buena idea puede ser:

dejar 3 dias a la semana “libres de carne y lácteos” por ejemplo.

El alto contenido de grasa de la carne y los productos lácteos aumenta la producción de hormonas, lo que aumenta el riesgo de cánceres relacionados con las hormonas, como el cáncer de mama y de próstata.

La carne también contiene proteínas animales, grasas saturadas y, en algunos casos, compuestos cancerígenos como las aminas heterocíclicas (HCA) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) formados durante el procesamiento o la cocción de la carne, ya sea carne de res, de cerdo, de pescado o de aves, y al usar métodos de cocción a altas temperaturas, como freír en sartén o asar a la parrilla a fuego directo (2). 

Las aminas heterocíclicas y los hidrocarburos aromáticos policíclicos pueden dañar el ADN solo después de ser metabolizados por enzimas específicas del cuerpo, un proceso que se llama “bioactivación“.

Según los estudios, la actividad de esas enzimas, la cual varía de persona a persona, puede ser importante para los riesgos de cáncer asociados con la exposición a estos compuestos químicos .

Puedes poner en práctica estos consejos de prevención del cáncer de mama y de esta manera bajar el riesgo de sufrir esta enfermedad.

Fuentes:

1. Dorgan JF, Hunsberger SA, McMahon RP, et al. Dieta y hormonas sexuales en niñas: hallazgos de un ensayo clínico aleatorizado controlado. J Natl Cancer Inst . 2003; 95: 132-141.

2.  Jägerstad M, Skog K. Genotoxicity of heat-processed foods. Mutation Research 2005; 574(1–2):156–172

Compártelo:
  • 9
    Shares