Actualmente, el agua hidrogenada es un producto bastante comercializado por las empresas en nuestro país debido a sus múltiples propiedades antioxidantes para el cuerpo, pero ¿sabes qué es exactamente este agua y cómo puede conseguirse?

El agua hidrogenada y sus efectos

Cuando hablamos de agua hidrogenada, básicamente nos estamos refiriendo a agua enriquecida con hidrógeno molecular o gas disuelto en concentraciones muy cercanas a la saturación de la propia agua.

Durante los últimos años, distintos estudios han demostrado que el agua hidrogenada posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias en organismos vivos y que además carece de toxicidad y es completamente segura, pero aunque estos efectos hayan sido comprobados científicamente; nunca, en ningún caso, se recomienda sustituir un tratamiento médico recetado, por la ingesta de agua hidrogenada para tratar enfermedades.

¿Cómo conseguir agua enriquecida en hidrógeno?

Lo más importante a la hora de hidrogenizar agua es saber que el único compuesto que se debe liberar en el agua a consumir es el hidrógeno y no otros compuestos o subproductos que puedan hacer que el agua ya no sea apta para consumir.

Existen diferentes métodos para conseguirla, pero, sin duda, uno de los más utilizados es la electrólisis de agua de baja mineralización con electrodo de titanio recubierto de platino y una tecnología que separa las membranas de gases e iones (PEM), concentrando en el agua el hidrógeno molecular. Se puede recurrir a diferentes métodos:

#1Jarras, filtros y dispositivos 

que generan este tipo de agua: en la cubeta inferior de estas jarras es donde se separa el hidrógeno del oxígeno mediante electrólisis.

Una membrana es la que separa los electrodos, dejando pasar únicamente los iones de hidrógeno, bastante más pequeños que los de oxígeno.

Cuando estos iones están en la jarra, toman los electrones negativos, convirtiéndose en hidrógeno activo. La creación de burbujas de hidrógeno se produce en la base de estas jarras y dispositivos.

– También existen otros modelos donde la célula no está separada del ánodo y el cátodo, por lo que se produce H2, pero al mismo tiempo, en el otro electrodo hay sustancias oxidantes, como el oxígeno, el ozono, ion clorito, ion hipoclorito

– Por último, existen dispositivos con tecnología PEM donde los electrodos los separa una membrana especial. El agua final contiene altas concentraciones de hidrógeno y las especies oxidantes van a parar a otro lugar del que no se bebe y, por tanto, se eliminan.

En este tipo de dispositivos es en la reacción del cátodo donde se produce el hidrógeno molecular. El hidrógeno ionizado producido en el ánodo es el que pasa a la membrana para poder transformar en más hidrógeno atraído por el cátodo, donde también se produce OH.

De todos los métodos para poder conseguir agua hidrogenada en casa, el más común es el uso de jarras, pudiendo obtener este agua de una manera bastante rápida y sencilla.

La única posible pega es que estos utensilios suelen tener un precio bastante elevado (aproximadamente unos 600 euros).

Otro gran número de personas recurre a una instalación para conectar la hidrogenación a la red de agua, pudiendo incluir otro tipo de acciones como la filtración, la purificación o la vitaminización, aunque este tipo de instalaciones pueden llegar a elevar el precio a unos 2500 euros aproximadamente.

Esta inversión, según ciertos estudios podría no ser rentable, ya que aseguran que no tiene ningún tipo de poder antioxidante, mientras que otros discrepan y confirman sus múltiples beneficios. Las funciones del hidrógeno son las siguientes:

#2. Neutraliza los radicales libres

ya que son envejecedores y causantes del 90 % de las enfermedades. Estos radicales libres también actúan sobre nuestro ADN, provocando ciertos daños que el hidrógeno es capaz de inhibir.

  • Estimula las enzimas de las células que tienen funciones antioxidantes.
  • Es antiinflamatorio.
  • Evita la propagación de virus, bacterias y hongos al equilibrar la relación ácido-base en el organismo.
  • La piel experimenta notables mejoras.
  • Aumenta la energía, así como la claridad mental y la atención.
  • Mejora el metabolismo y el movimiento intestinal.
  • El rendimiento deportivo aumenta significativamente y hace que el tiempo de recuperación sea mucho menor.
  • Alivia dolores musculares y articulares.
  • La circulación sanguínea mejora y se suman todos los beneficios que esto conlleva.

Lo cierto es que, en discrepancia con los beneficios mencionados, también existen estudios. Hay profesionales, como el nutricionista Juan Revenga, entre otros, que apuntan que no hay ninguna evidencia de que estas propiedades sean efectivas en el ser humano como, por ejemplo, en animales.

Añade también que estas investigaciones suelen contar con numerosos errores metodológicos, de muy mala calidad científica y publicadas en revistas sin ningún tipo de prestigio o credibilidad.

Gart Nicolson, en este caso, es el primer firmante defensor de las virtudes y beneficios de ingerir agua hidrogenada.

El Dr. Garth Nicolson (nominado al Nobel) es Presidente y Director Científico del Instituto de Medicina Molecular de California.

En enero de 2016 publicó un estudio sobre las aplicaciones médicas del hidrógeno molecular en el que se especifica que la mejor forma de tomarlo es por medio del agua hidrogenada.

Dejamos aquí un vídeo del Dr. Garth Nicolson explicando los beneficios del agua hidrogenada:

.

Al margen de las múltiples teorías y discrepancias entre profesionales, lo que está claro es una cosa: beber agua siempre es bueno, sea de una manera u otra. Eso sí, para el bolsillo, unas siempre serán mejores que otras.

* Enlace al estudio del Dr. Garth Nicolson

Te puede interesar:

Desde ES Magazine buscamos poner nuestro grano de arena para conseguir un mundo mejor apoyando a organizaciones sin ánimo de lucro con el fin de ir dando pequeños pasos en esta dirección.

31 Compartir
Twittear
Compartir31
Compartir